Menu

MÁS ALLÁ DE LA ESTRATEGIA




 

El renacimiento de los lentes de contacto esclerales ha traído una revolución en el tratamiento de enfermedades de la superficie corneal, así como también para el tratamiento del ojo seco. Gracias a la tecnología se puede contar con botones (RGP) cada vez más grandes para la fabricación de lentes esclerales dotados con híper DK, para una mayor transmisibilidad de oxígeno. La existencia de este tipo de diseño ya es indispensable en la práctica especializada de lentes de contacto.
Tradicionalmente, los lentes esclerales son considerados para ojos enfermos o para compensar las superficies corneales muy irregulares. Pero la nueva tendencia se inclina al tratamiento de córneas regulares en donde los resultados han sido muy positivos. Algunos de los beneficios potenciales de este diseño es que proporcionan una excelente visión y reduce la incomodidad con el lente, inducida por el contacto con la córnea.
Uno de los factores a considerar de este diseño, es que se pueden resolver dos grandes causas de abandono de los lentes de contacto blandos como son la incomodidad y la agudeza visual deficiente, en donde esta última suele ser más frecuente, en pacientes con astigmatismo y presbicia. A pesar de las mejoras en materiales de lentes y regímenes de cuidado, sigue habiendo un importante porcentaje de abandono.
Los lentes esclerales suministran a la superficie ocular una constante hidratación y humectación gracias al reservorio de líquido entre lente y córnea. Por lo que están menos asociadas con factores relacionados con incomodidad inducida por lentes de contacto blandos y para ayudar a los pacientes con córneas normales que experimentan resequedad.
En general, la agudeza visual tiende a mejorar con el uso de lentes de contacto RGP y con lentes esclerales es aún mejor. Esto es debido a que estos lentes ofrecen una zona óptica más grande en comparación con cualquier otro tipo de lente. La mayoría de los lentes blandos tienen unos 6 mm a 7 mm de diámetro de zona óptica, que se reduce de 4 mm a 5 mm con diseños tóricos. La mayoría de los lentes esclerales ofrecen entre 8 mm a 9 mm de diámetro de la zona óptica. Incluso los lentes pequeños RGP no pueden competir con los esclerales en ese sentido. Como resultado, los lentes esclerales reducen halos y deslumbramiento, con la correspondiente mejora en la visión, incluso en las condiciones más difíciles.
Las personas adaptadas con lentes de contacto blandos tóricos podrían experimentar fluctuaciones de la visión; pero esto no sucedería en el caso de los lentes esclerales, principalmente debido a que se mantienen estables en el ojo.

¿EL CLEARANCE IMPORTA?
En estos últimos años se ha estudiado mucho sobre la cantidad de oxígeno que pasa a través de los lentes esclerales, sustentado en la base de un modelo teórico donde la entrada de oxígeno a la córnea se ve afectada, con un lente escleral de 350 micras de espesor y un clearance superior a las 200 micras (Michaud et al, 2012). Este modelo teórico ha demostrado clínicamente signos de hipoxia inducida tras varias horas de uso del lente escleral, donde se superan esos parámetros establecidos. Recientemente se ha añadido a esta teoría un nuevo modelo teórico, en el que sugiere que el consumo de oxígeno de la córnea sería más alto con espesores del lente más delgados en combinación con un clearance más bajo. (Jaynes et al, 2015).
En la actualidad se reconoce que el uso de lentes esclerales está asociada con la privación de oxígeno, dando lugar a 2 % a 3 % de edema siempre y cuando sea con un lente que supere las 300 micras y un clearance que permanezca a más de 250 micras durante su uso (Van der Worp et al, 2014). Es importante aclarar que este nivel de edema no es clínicamente significativo, siendo muy similar al nivel de edema fisiológico presente al despertar (Caroline et al, 2015). Ver fotos 1 y 2.

 

DISEÑO ESCLERAL BITÓRICO
Cuando se habla de lentes tóricos se recuerda inmediatamente la toricidad entre dos meridianos diferentes separadas por 90 grados y orientadas por un eje dado. Donde la diferencia entre ambos meridianos da como resultado el poder dióptrico que induce astigmatismo.
Cuando se emplea toricidad frontal, el efecto debe ser netamente óptico y más aún, cuando el astigmatismo se revela en la sobre refracción esfero-cilíndrica. La orientación del astigmatismo es de suma importancia ya que el lente requeriría estabilización por medio de prisma de balastro, por zonas delgadas duales o por doble prisma slab-off con el fin de proporcionar una visión clara y precisa.
La toricidad posterior se usa para la alineación del lente. Lente escleral con toricidad posterior se emplea en la zona de aterrizaje o en las curvas periféricas (hápticas). Se ha demostrado científicamente que la asimetría escleral va en aumento desde el limbo hasta la esclera.

 

Cuando el aterrizaje de un lente esférico está produciendo compresión asimétrica, pinzamiento o levantamiento del borde, la adaptación se pudiera mejorar mediante el empleo de una toricidad posterior. Ver foto 3
Para resumir, toricidad frontal es una característica óptica, y toricidad posterior es una característica de alineamiento y estabilización del lente con la asimetría o toricidad de la esclera que se vaya a tratar, tomando en cuenta que aquellos especialistas que acostumbran a trabajar con diámetros grandes o full esclerales (≥18 mm), deberán trabajar más a menudo con toricidad posterior debido al tamaño de los lentes; porque a medida que se usen lentes de diámetros más grandes, se acercan a los músculos extra oculares y las escleras van a ser más irregulares.
Tanto toricidad frontal y posterior puede ser fabricada en el mismo lente escleral y es allí donde se llamarán lentes esclerales bitóricos. Esto da como resultado una excelente estabilidad del lente y óptimo rendimiento óptico.

 

ESCLERALES MULTIFOCALES
Ahora son muchas las casas comerciales que están fabricando lentes esclerales con diseños para presbicia. Y es gracias a su diseño que los lentes esclerales pueden corregir cualquier nivel de ametropía esférica y en casos que no pueda compensar el astigmatismo corneal, se usa en un diseño front-tórico, haciéndolos cada vez más adecuados para la mayoría de los pacientes con presbicia. Otro factor importante a considerar en los présbitas es que su película lagrimal es más inestable, en comparación a los usuarios más jóvenes, por lo que estos lentes esclerales pueden ayudar a este tipo de pacientes, proporcionándoles un alivio a su resequedad ocular.
Los lentes esclerales son ópticamente una forma ideal para la corrección de la presbicia, ofreciendo una zona óptica más grande que cualquier otro lente de contacto ya que no genera movimiento en el ojo.

¿PARA QUÉ LA GEOMETRÍA INVERSA?
Al hablar de lentes esclerales de geometría standard o prolatos, estos se caracterizan por tener curvas periféricas más planas en comparación con la curva base. Estos diseños funcionan mejor para las córneas prolatas, que son más elevadas en el centro y tienden a aplanarse en la periferia, en las que se incluyen córneas normales y con queratocono.
En los diseños de geometría inversa, la primera curva periférica será más pronunciada que la curva base. Este tipo de diseño se usa en adaptaciones en córneas oblatas, donde la córnea es más plana en el centro en comparación con la periferia. Entre ellas, están los pacientes que han sido sometidos a cirugía refractiva corneal miope, incluyendo la queratotomía radial, Lasik y en trasplantes corneales. El uso de este diseño es usado en casos para lograr una bóveda uniforme de toda la superficie de la córnea y de gran ayuda para la adaptación en corneas prolatas, para disminuir los clearance a pesar de que sus geometrías no coincidan.

 

Cada día son más los profesionales que suelen utilizar el diseño de geometría inversa para minimizar bóveda central del lente sin realizar un cambio en la curva base. También la geometría inversa ayuda a optimizar la bóveda central cuando no se centra siendo muy común con los pacientes con queratocono. Ver Foto 4.
Cuando se utiliza un diseño prolato en corneas oblatas, estas tendrán un clearance central excesivo por lo que dará lugar a un aumento en la potencia del lente y una disminución en la transmisibilidad. El uso de un diseño de geometría inversa permitirá una mejor alineación sin exacerbar el clearance central.
 
 
Modificado por última vez enMartes, 05 Septiembre 2017 16:16
volver arriba

Secciones

Publicaciones

Links de interés

Síganos en