Menu

IMPLANTE PREVENDRÍA EFICAZMENTE RECURRENCIA DE UVEÍTIS

 

 

 

La uveítis es una inflamación ocular producida por múltiples causas: propiamente oculares, infecciones, enfermedades sistémicas o causas desconocidas, etc. Puede afectar a una región anatómica del ojo o a varias regiones y, según la zona afectada y la causa que la produzca, el tratamiento y el pronóstico de la uveítis varía.

Se pueden distinguir varios tipos de uveítis según la zona anatómica del ojo afectada: las que se desarrollan en la parte anterior del ojo (uveítis anteriores), las que se desencadenan en el polo posterior del ojo (uveítis intermedias y uveítis posteriores) y las que afectan a ambas zonas (panuveítis).

En la uveítis posterior la inflamación afecta las estructuras del fondo de ojo, pudiendo localizarse en la retina (retinitis), coroides (coroiditis) o ambas (corio-retinitis). La inflamación de los vasos centrales de la retina (vasculitis retiniana) también se considera una forma de uveítis posterior. Con frecuencia también existe cierta turbidez del humor vítreo en la vecindad del foco inflamatorio.

El tiempo de resolución de la uveítis depende de la causa y del curso evolutivo que tome la uveítis: aguda con resolución, crónica o recurrente. Esto último es un problema preocupante tanto para el paciente como para el especialista.

Pensando en esto y después de realizar estudios para comprobar su eficacia, la compañía PSivida anunció en un comunicado de prensa que su inserto inyectable de corticosteroides (Durasert) cumplió su objetivo primario de eficacia en un segundo ensayo clínico de fase 3 para el tratamiento de la uveítis posterior.

Diseñado para durar hasta 3 años, el implante de acetonida de fluocinolona de liberación sostenida tiene sólo 3.5 mm de longitud y 0.37 mm de diámetro y puede administrarse a través de una aguja de calibre 25 o 27 en el consultorio.

Se realizó un estudio aleatorizado, doble enmascarado, de fase 3, que evaluó la prevención de la recidiva de la enfermedad después de 6 meses, en una cohorte de 153 pacientes con uveítis posterior. Los pacientes tratados con el implante demostraron una reducción significativa en la recurrencia de la enfermedad hasta los 6 meses en comparación con el grupo simulado (21,8% vs. 53,8%, P <0,001).

Aunque positivos, estos hallazgos son menos convincentes que los resultados de su primer estudio de fase 3, en el que se observó recurrencia después de 6 meses en el 18.4 % de los ojos tratados y en el 78.6 % de los ojos control (P <0,00000001).

Imagen tomada de: http://www.psivida.com/wp-content/uploads/2017/04/prod_durasert.jpg

 

 

Modificado por última vez enMiércoles, 19 Julio 2017 15:13
volver arriba

Secciones

Publicaciones

Links de interés

Síganos en