Menu

ÁREA DEL CEREBRO CONTINÚA EN EVOLUCIÓN

 

 

Los científicos cada vez están más seguros de que el cerebro es un órgano plástico en constante evolución. Poco a poco van constatando que esta flexibilidad no está reservada para los niños ni los jóvenes: el cerebro adulto también es capaz de adaptarse a grandes cambios.

Según una investigación, publicada en la revista Journal of Neuroscienceel área cerebral que procesa e interpreta la información visual, el córtex visual primario (VI), continúa desarrollándose hasta aproximadamente los 36 años. La autora del estudio, Kathryn Murphy" afirma: “Nuestra idea de que las áreas sensoriales del cerebro terminan de evolucionar en la infancia es completamente equivocada". Ella expresa que esperaba encontrar evidencias de que el córtex alcanzaba su madurez a la edad de 5 o 6 años, tal como habían predicho anteriores estudios en animales.

El córtex visual (V1) primario es una región cerebral tan amplia como una mano, que se encarga de recibir y procesar la información que llega de la retina, que previamente ha atravesado el tronco y el tálamo, para después enviarla a otras 20 zonas especializadas, un trabajo de unas 280 millones de neuronas El V1 procesa información relacionada con objetos estáticos y en movimiento y con el reconocimiento de patrones. Además, envía información a otras partes de la corteza visual especializadas en funciones concretas, como reconocer caras, palabras o gestos.

A su vez, existen determinadas proteínas (llamadas glutamatérgicas) que impulsan las acciones de las neuronas en la corteza visual en la parte posterior del cerebro. Según el estudio, estas proteínas no se apagan durante la infancia sino que moldean la acción de estas neuronas durante años, aproximadamente, hasta la edad de 36 años. A esta conclusión llegaron tras analizar los datos de 30 personas de edades comprendidas entre los 20 y los 80 años. Una sorpresa para Murphy y su equipo, de la Universidad de McMaster, en Canadá.

Este descubrimiento de la plasticidad del córtex visual primario puede abrir vías terapéuticas en algunas patologías de la visión; por ejemplo, la ambliopía, modificando la idea de que solo los niños pueden responder a las terapias correctivas. Además, es posible que este hallazgo dé paso al descubrimiento de otras áreas cerebrales que, como el córtex visual, sean más plásticas de lo que se pensaba.

Imagen tomada de: http://estaticos.muyinteresante.es/media/cache/400x300_thumb/uploads/images/

 

Modificado por última vez enJueves, 22 Junio 2017 15:12
volver arriba

Secciones

Publicaciones

Links de interés

Síganos en