Menu

BAJA DOSIS DE ATROPINA PARA NIÑOS CON MIOPÍA




Hoy en Estados Unidos el 40 por ciento de los niños tiene miopía, en comparación con el 20 por ciento de hace apenas 30 años y en muchos países asiáticos, hasta el 90 por ciento de los niños son miopes. En Europa, casi la mitad de los jóvenes de 25 años de edad (el 47%) ya son miopes. Los oftalmólogos están preocupados porque aunque los mayores aumentos se registran en los países asiáticos, el fenómeno es mundial.

Si bien la miopía suele ser hereditaria, el reciente aumento no se entiende completamente. Varios estudios sugieren que la forma en que los niños juegan actualmente tiene mucha importancia. La investigación muestra que los niños que están menos expuestos a luz natural al aire libre en la primera infancia son más propensos a convertirse en miopes. La hipótesis es que los niños hoy en día están recibiendo menos exposición a la luz natural, pasando más tiempo en interiores con computadoras, televisores y teléfonos inteligentes.

Un estudio realizado en Asia muestra que una dosis baja de atropina puede frenar la progresión de la miopía en niños. Originalmente la atropina es un fármaco natural extraído mayormente de la Belladona. En dosis muy pequeñas no presenta efectos adversos. Su administración puede notarse en el corazón, la digestión y en nuestro caso, en los ojos. El estudio asiático ha sido confirmado por clínicas universitarias de Alemania y otros países europeos. El tratamiento se administra cada noche al niño miope, una gota con atropina en cada ojo.

Según David Epley, MD, un oftalmólogo pediátrico en Kirkland, WA, los resultados han sido dramáticos. El Dr. Epley está involucrado en la investigación sobre el tratamiento con atropina y lo usa regularmente en su práctica. "Lo que estamos viendo es que en la mayoría de los niños - alrededor del 90 por ciento - la tasa de progresión de la miopía disminuye o se ralentiza en alrededor del 50 %. Cuanto antes empiecen a aplicar las gotas, menos miopes serán en general", dice el Dr. Epley.

Mejor aún, la mayoría de los niños que reciben el tratamiento no tienen efectos secundarios. Alrededor del 1 por ciento de los niños reportan un poco de enrojecimiento o rasquiña ocular. La atropina ya tiene varios usos en el cuidado de los ojos, como la dilatación de la pupila y el tratamiento de ojo perezoso. La eficacia de una dosis baja (concentración del 0.01 por ciento) en la miopía de la niñez fue descubierta casi accidentalmente por los investigadores en Singapur que estaban estudiando los efectos secundarios de dosis más grandes. A un grupo de control se le dio una dosis muy baja y tuvo menos progresión de la miopía.

Los oftalmólogos no están seguros de por qué una pequeña dosis de atropina parece detener la miopía, pero la hipótesis es que se une a ciertos receptores de crecimiento en los ojos, bloqueando la estimulación que provoca la enfermedad.

Las personas con miopía corren mayor riesgo de sufrir afecciones oculares tardías como el glaucoma y la degeneración macular. Intentar dosis bajas de atropina durante la niñez podría tener un beneficio a largo plazo.

Imagen tomada de: https://www.singhealth.com.sg/DoctorsAndHealthcareProfessionals/Medical-News/2014/PublishingImages/Atropine-Eye-Drops-to-Slow-Down-Myopia-Progression-in-Children.jpg

Modificado por última vez enLunes, 25 Septiembre 2017 21:56
volver arriba

Secciones

Publicaciones

Links de interés

Síganos en