Menu

HACIENDO VISIBLE LO INVISIBLE, HACIENDO POSIBLE LO IMPOSIBLE




 

Durante todo el año hemos estado presentando artículos sobre la tomografía de coherencia óptica (OCT) con el fin de permitir la comprensión de este tipo de tecnología y motivar su presencia en los consultorios de Optometría de América Latina.

Acercamos a los especialistas del cuidado primario ocular a esta tecnología para informar cómo es posible hacer visibles aquellas estructuras que en la práctica cotidiana son invisibles con instrumentos tradicionales y solo cuando tienen problemas avanzados se hacen evidentes.

A lo largo de estos artículos hemos visto como el OCT posibilita al especialista detectar a tiempo las alteraciones oculares y ofrecer de manera eficiente las alternativas de solución, lo cual puede incluir una adecuada remisión. Además, mostramos como los propietarios de establecimientos de salud visual pueden pagar el valor del equipo, después de un tiempo, con base en el cobro del valor de la consulta. Así como el equipo favorece la práctica al mejorar el servicio y la satisfacción de los pacientes, influye positivamente en las recomendaciones del especialista sobre la adquisición de productos para mejorar la visión y la prevención de problemas oculares. Y sin lugar a dudas este tipo de tecnología genera una alta recomendación de los servicios y al mismo tiempo fidelidad. En este artículo queremos presentar un caso clínico evaluado mediante Tomografía de Coherencia Óptica (OCT).

INTRODUCCIÓN
La coriorretinopatía central serosa es una patología de inicio súbito unilateral, que afecta preferentemente a hombres jóvenes de mediana edad, se asocia con frecuencia a estrés y personalidad tipo A. Se caracteriza por un desprendimiento sensorial seroso de la retina en la zona macular. La alteración se determina por la disfunción del epitelio pigmentario retiniano con producción de exudación.

El desprendimiento del epitelio pigmentario retiniano causa pérdida de visión y distorsión visual. Se caracteriza porque se produce una pérdida de adherencia entre la membrana basal del epitelio pigmentario retiniano y la porción interna de la membrana de Bruch.

El pronóstico de esos desprendimientos depende de la enfermedad subyacente. En pacientes jóvenes, suele formar parte de una coriorretinopatía central serosa y tiene un buen pronóstico. Sin embargo, en ancianos, existe la posibilidad del desarrollo de neovascularización subretiniana en un tercio de estos pacientes. El desprendimiento del epitelio pigmentario retiniano idiopático podría representar una predisposición en el desarrollo de un desprendimiento seroso retiniano.

CASO CLÍNICO
Paciente de 35 años de sexo masculino que consulta por disminución de agudeza visual del ojo derecho de cinco días de evolución con distorsión central. No refiere antecedentes personales ni familiares de interés.

Al examen se evidencia
AV OD 20/50 SC Visión lejana
OI 20/20 SC Visión lejana
Pérdida visual en OD en visión próxima (VP) de cerca del 40 %. AV OI 20/20 en VP

El OI es asintomático. Segmento anterior normal AO, motilidad ocular normal AO, presiones oculares normales AO.

En el fondo del ojo derecho se detecta maculopatía compatible con desprendimiento seroso de la mácula. La imagen de fondo de ojo derecho determinó un área redondeada delimitada de desprendimiento en zona central macular. La imagen de fondo de ojo izquierdo aparece normal. El paciente refiere estar sometido a mucho estrés, respondiendo al patrón de personalidad tipo A.

La angiografía como es habitual presentó alteraciones hiperfluorescentes puntiformes. Ver foto 1 (izquierda).

La tomografía de coherencia óptica (OCT), imagen superior derecha, muestra desprendimiento con separación del epitelio pigmentario y capas de la retina neurosensorial con acúmulo de líquido seroso en el espacio subyacente. Hay pérdida de la depresión foveal y leve edema difuso. Ver foto 1 (derecha).

EL OCT evidencia la separación de las capas de la retina neurosensorial y el EPR, con presencia de líquido seroso, como se puede ver en la imagen superior.

De esta manera se confirma el diagnóstico de coriorretinopatía central serosa.

TRATAMIENTO
La mayoría de los casos no requieren tratamiento. El cuadro se resuelve en el 85% de los pacientes en 3-4 meses. El tratamiento generalmente se basa en antinflamatorios no esteroideos y el paciente suele mejorar en semanas. En algunos casos el proceso se puede tornar crónico.

La fotocoagulación con láser del punto de fuga acelera la resolución del desprendimiento seroso, pero no va a influir en el pronóstico visual final de forma significativa. Tampoco reduce el índice de recurrencias. El tratamiento debe reservarse para pacientes que necesitan por su trabajo, una pronta recuperación de su agudeza visual y en aquellos con recurrencias y pérdidas visuales permanentes residuales. Y en pacientes con persistencia del líquido seroso y de sus síntomas durante más de cinco meses.

Caso clínico presentado por Mauricio Galindo, M.D, oftalmólogo especialista en retina.
 
 
 
Modificado por última vez enLunes, 04 Diciembre 2017 16:03
Más en esta categoría: « ¿QUÉ SON LAS OCULUS GO?
volver arriba

Secciones

Publicaciones

Links de interés

Síganos en